Ausentes

Julia y Samuel se mudan con los niños a una urbanización en las afueras de la ciudad. Parece un lugar ideal, pero Julia pronto descubrirá que tan idílico paraje esconde algo extraño. Se da cuenta de que la urbanización está completamente desierta.