Dictado

Tras quedarse huérfana, Julia es acogida por Daniel y Laura. Daniel percibe en la conducta de la niña un carácter amenazador que le trae a la memoria un pasado terrorífico que había decidido enterrar para siempre.