Los Legionarios

Viruta y Capulina huyen disfrazados de mujer de la legión extranjera, pero los confunden con esclavas y son vendidos para el harem del príncipe Omar. La odalisca Farida los descubre y avisa al sultán, quien los manda a decapitar.