La Romasanta

Galicia, 1850. Los bosques están plagados de lobos. Los aldeanos viven aterrorizados y cada vez son más las familias que lloran la desaparación de un ser querido. Los cadáveres encontrados presentan signos de agresiones de lobos.