Amigos Para Siempre

Michael recuerda cómo, siendo todavía un niño, rescató y crió a un extraordinario pelícano huérfano, el señor Percival