Dios no hace las leyes

La pequeña ciudad de Rockwell está misteriosamente congelada en el tiempo después de un accidente de autobús, es decir, hasta que un chico con un pasado complicado llega a la ciudad y luego las manecillas del tiempo avanzan.