El tercer deseo

Eugenio despierta de una borrachera y descubre cerca una tetera de metal. Cuando la toca, se le aparece el espectro de un duende que le ofrece tres deseos. Eugenio comprobará que los deseos le han sido concedidos pero de forma equivocada.